0 7 mins 4 semanas

El Fiscal General informó que el empresario era el enlace entre el «jefe de la mafia», Tarek El Aissami, y los voceros de la extrema derecha.

Dos audios en los que se evidencian las conversaciones que sostenían Samark López con Julio Borges, Leopoldo López, Carlos Ocariz y Carlos Vecchio, fueron presentados este lunes ante los representantes de los medios de comunicación por el fiscal general de la República, Tarek William Saab, quien precisó que vía Zoom llegaron a hablar más de 40 horas desde el año 2018.

La finalidad de dichas conversaciones era la transmisión de instrucciones que enviaban altos funcionario del gobierno estadounidense, con la finalidad de lograr la salida del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Saab precisó que Samark López era el enlace con el “jefe de la mafia” (Tarek El Aissami), y además era el operador financiero de ésta, pues ha llegado a explicar cómo eran las transacciones y los contratos que hacían.

Los audios presentados por el titular de la acción penal suman cerca de 10 minutos, sin embargo señaló que, pudieron extraer “miles y miles de horas y unir para enlazar las evidencias.

En las conversaciones se indica que incluso tenían conocimiento de la operación Gedeón, a la que – indicó – se llegaron a referir como la “operación de las lanchitas”, y lamentaron su fracaso.

El titular de la acción penal calificó de “vomitivas y aborrecibles ” las conversaciones de los involucrados, y señaló que sus protagonistas continúan creyendo que Venezuela es el “patio trasero” de Estados Unidos.

Nuevos nombres

Saab precisó que hay nuevos nombres y cuentan con los registros vinculados, por lo cual no se descartan nuevas detenciones, a medida que vayan surgiendo nueva revelaciones

Igualmente dijo que López, Zerpa y El Aissami, fueron detenidos en sus “respectivas guaridas” y no en un mismo lugar tal como se ha difundido. “Se trató de un trabajo impecable de vigilancia desde finales de 2023”.

El Fiscal informó que ahora se procederá a la fase de audiencia preliminar y serán acusados por los delitos que les fueron imputados.

Refirió Saab que, tras escuchar las horas de conversación, se evidencia que había un plan de disolver el Estado por cualquier vía y continuar con la sanciones .

Borges: un facilitador

En uno de los audios se puede escuchar a Julio Borges dialogar con Samark López. Entre las frases que dice destaca que va a tratar de buscar que las “cosas sean más fáciles”, e indica que quiere ser muy transparente con su interlocutor (Samark López) y “con ellos”.

Borges se autodefine como un “facilitador” y no un “intermediario”.

“No quiero que ellos me pongan a exigir cosas imposibles, ni ponerte a ti en una situación también desagradable. Yo lo que creo y te lo digo con la mayor confianza, creo que la respuesta concreta que se puede buscar son dos cosas. Uno ya lo teníamos hablado, la posibilidad que hable con Jimmy o con Elliot, así sea unos minutos para poder tener un intercambio de percepciones o diagnóstico de cómo lograr una solución política en el país. Eso no es fácil y ellos entienden la dificultad”.

También se refiere a que ante las dudas de que hubiera confianza por parte de los estadounidenses para lograr el “cambio”, Borges habla de que el contacto o “ellos” tienen un nivel de inteligencia y penetración que desconocen.

A juicio de Saab, al considerar que “Venezuela es el patio trasero de Estados Unidos”, proceden a hablar con un nivel de entrega impresionante. “Casi que rendidos o arrastrados, nombraban como si fuesen dioses a James Story y a una persona que juega un papel importante en esta trama como es Rafael Folleit”.

Sostiene Saab, que El Aissami tenían enlaces con la línea directa del gobierno de Estados Unidos.

Conspiración política

El Fiscal reiteró que en el caso de la trama de PDVSA- Cripto, no solamente se trataba de corrupción desde el punto de vista económica, sino también incluía la conspiración política.

Se realizaban operaciones petroleras ilegales, como la asignación a dedo de buques de PDVSA, con crudo, coque y fuel oil a particulares y a la Superintendencia Nacional de Criptoactivos, sin control administrativo ni garantías.

Los productos se vendían por debajo de su valor en el mercado y los pagos no ingresaban a la estatal petrolera.

“Se cobraban comisiones en todo el proceso de comercialización y se solicitaban dádivas para garantizar acceso a los contratos. Los fondos públicos robados se utilizaban para la especulación financiera e inmobiliaria” refirió Saab.

Contaban además, con un conglomerado de sociedades mercantiles que servían para legitimar el dinero sustraído.

“El objetivo y el fin de esta mafia, encabezada por El Aissami, no era otro que implosionar la economía nacional, destruir nuestra moneda nacional, presionando el alza el valor del dólar paralelo, y así hacer fracasar las políticas económicas impulsadas por el Ejecutivo”, explicó.

Las investigaciones

Al hacer un recuento en torno a las investigaciones que ha adelantado su despacho, refirió que han investigado 32 tramas de conspiración vinculadas a la industria petrolera, incluyendo PDVSA- Cripto.

Además, precisó que han sido judicializadas 290 personas, y 76 ya han recibido sentencia condenatoria.

Entre los procesados son cuatro los ex presidentes de PDVSA: Nelson Martínez, Eulogio Del Pino, Rafael Ramírez y Tareck El Aissami.

Los imputados por corrupción desde agosto de 2017 suman 12 mil 639, siendo acusadas 11 mil 254 personas y condenadas 4 mil 810.

 



Ver fuente