0 4 mins 4 semanas

DAT.- Hablar de una cadena hotelera es hacerlo de una red de hoteles que comparten una misma marca y están administrados de manera centralizada por una empresa matriz. La cadena implanta criterios de calidad, procedimientos operativos y estrategias de marketing uniformes que se aplican en todos sus establecimientos.

Explica Nelson Rafael Bustamante Abidar que la empresa matriz brinda dirección estratégica, apoyo financiero, recursos humanos y supervisión general para garantizar el éxito de la cadena hotelera en su conjunto.

Algunas cadenas hoteleras son pequeñas y solo tienen unos pocos hoteles, pero otras cadenas son grandes y tienen una presencia global con cientos o, incluso, miles de hoteles dentro de su red.

Una de las formas más comunes de creación de cadenas hoteleras es a través de la adquisición de hoteles independientes y su posterior reetiquetado bajo la marca de la cadena. Este método es muy utilizado porque ofrece varias ventajas.

Quizá la más destacada es que permite a las cadenas expandir su presencia rápidamente, pues aprovecha la infraestructura, el personal, y la clientela existente de los hoteles adquiridos. Así, la cadena evita tener que crear desde cero nuevas instalaciones y darse a conocer en un área determinada.

Características principales

  • Los hoteles de una cadena están repartidos en múltiples ubicaciones, bien sea a nivel nacional (para las cadenas más pequeñas) o internacional (para las cadenas más grandes).
  • Los huéspedes pueden esperar una experiencia similar en cuanto a servicio, comodidades y calidad en todos los hoteles de la cadena.
  • Las cadenas tienden a estandarizar los procesos operativos. Es decir, estas empresas implementan procedimientos uniformes y consistentes en todos sus hoteles, sin considerar su ubicación.
LEA TAMBIÉN | Nelson Rafael Bustamante Abidar | ¡Entérate! ¡Esto aporta el turismo en materia social!

¿Y los hoteles independientes?

Contrariamente a los hoteles de cadena, que siguen un modelo de negocio y unos estándares establecidos por la marca, los hoteles independientes tienen más libertad para definir sus propias políticas, facilitar servicios individualizados y amoldarse a las demandas concretas del lugar y del cliente.

Una ventaja notable de un hotel independiente con respecto a una cadena hotelera es su capacidad de ofrecer una experiencia más a medida. Dicho de otra manera, un hotel independiente puede personalizar su oferta con más libertad, pero una cadena hotelera tiende a ofrecer una experiencia más estandarizada y uniforme en todas sus ubicaciones (esto no quiere decir que las cadenas hoteleras no personalicen sus servicios en función de sus ubicaciones, sino que suelen ser más rígidas en este aspecto).

Está también la originalidad de los hoteles independientes. Cuando un hotel tiene personalidad, su imagen puede posicionarse de mejor manera en la mente de los consumidores y, además, el servicio recibido puede sentirse más auténtico, ya que este tipo de hoteles están dirigidos por propietarios locales que se involucran directamente en la gestión del establecimiento y en la atención al cliente.

(Con información de Nelson Rafael Bustamante Abidar)

Ver fuente