0 16 mins 5 días

DAT.- El libro ‘Empresas Editoriales Venezolanas: Apogeo y Ocaso (1958-1998) Notas de Historia Cultural’, de Carmen Verde Arocha, ha sido publicado como una coedición entre ABediciones-UCAB y Editorial Eclepsidra, y, a continuación, se presenta el texto introductorio del mismo…

1

En 1749 Joseph Sweetman Ames (1689-1759) confesaba que al proponerse escribir una historia de la imprenta había tomado a su cargo una empresa demasiado grande. Por su parte, Roberto Calasso (1941-2021), más de tres siglos después, pareciera dialogar con Ames en estos términos: «Cuando alguien, algún día, intente escribir una historia de la edición en el siglo XX, se encontrará frente a una labor fascinante, aventurada y tortuosa». Inquietan las palabras tanto de Ames como de Calasso, por la magnitud de sus propuestas, que han tenido resonancia a partir de la segunda mitad del siglo XX. Somos testigos del número de publicaciones centradas no solo en la industria editorial, en sus procesos y los oficios, sino también en el interés que ha despertado (en Occidente) la historia del libro, la historia de la lectura y la historia de la edición entre antropólogos, lingüistas, filósofos, literatos, sociólogos, comunicadores, historiadores, como Roger Chartier, Robert Darton, Lucien Febvre, Pierre Bourdieu, Néstor García Canclini, John Thompson, Jason Epstein, André Schiffrin, Irene Vallejo, Tomás Granado Salinas, Beatriz Valinoti. Y los aportes de Ricoeur, Habermas, Foucault, McLuhan, Goffman, Geertz, son insoslayables a la hora de proponer nuevos caminos de investigación.

El libro ‘Empresas Editoriales Venezolanas: Apogeo y Ocaso (1958-1998) Notas de Historia Cultural’ es el resultado de una extensa investigación que se originó durante nuestros años de estudios de posgrado en Historia de Venezuela, en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas). Concluida la investigación (2023), fue presentada como Trabajo de Grado para optar al título de Magíster en Historia. En este sentido, hemos dado curso a la recomendación de publicación sugerida por el jurado, integrado por los profesores e historiadores Rafael Arráiz Lucca, Tomás Straka y Ricardo Tavares Lourenço, quienes redactaron y firmaron el siguiente veredicto:

Consideramos que este Trabajo de Grado es un aporte significativo a la Historia Cultural de Venezuela, en concreto al apogeo y declive de la industria editorial del país, considerando la escasa investigación existente. Recomendamos su publicación, por el rigor y por dar testimonio de cómo la historia política del país influyó decisivamente en el desarrollo de las editoriales estudiadas.

2

Con la caída de la dictadura (1958) de Pérez Jiménez, Venezuela abrió las puertas a la consolidación de su democracia, modelo político liderado en sus inicios por los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, y luego la democracia continuó su consolidación con las alternancias de los gobiernos de los partidos de AD y Copei. Pero estos gobiernos civiles tuvieron su quiebre y despedida pocos años antes de la llegada a la presidencia de la República del militar Hugo Chávez Frías en 1999.

La Venezuela de las últimas cuatro décadas del siglo XX disfrutó de la eclosión de sus industrias culturales y el sector editorial no fue ajeno a ello. Conocimos un nuevo rostro de la edición que surgió en el seno de un Estado que avanzaba hacia su modernización cultural. Con gran riqueza gracias al petróleo, el Estado aglutinó a su alrededor lo mejor de nuestra cultura en las áreas de las artes escénicas, artes plásticas, música, cine, industria editorial.

Esto propició el afianzamiento del Estado en su rol de editor (actividad que venía ejerciendo desde los años cuarenta con las publicaciones de la Biblioteca Popular del Ministerio de Educación), y lo hizo durante el gobierno (1964-1969) de Raúl Leoni con la creación de una compañía anónima de nombre Monte Ávila Editores (1968), marcando un antes y un después de la edición no solo en Venezuela, sino también en Hispanoamérica. Años más tarde, este mismo Estado creó, bajo el primer gobierno (1974-1979) de Carlos Andrés Pérez, una biblioteca, con expansión continental, a la que puso por nombre Biblioteca Ayacucho (1974), otorgándole el estatus de Fundación de Estado en 1978.

Las aspiraciones editoriales siguieron en aumento y en este primer mandato de Pérez se creó la Fundación para la Cultura y las Artes (Fundarte) en 1975, institución que incluyó, dentro de sus más importantes proyectos, la apertura del Fondo Editorial Fundarte (1975). Proliferaron a su vez en los organismos, instituciones y entes estatales un sinnúmero de sellos, fondos editoriales, editoriales de libros escolares, oficinas y departamentos de publicaciones de las universidades, las gobernaciones, las alcaldías, las direcciones de Cultura y demás instituciones gubernamentales del país, que por cuestiones de pertinencia no tendrán lugar en esta investigación, aunque fueron de gran valía y surtieron el mercado del libro. Paralelo a ello, también esa eclosión editorial, en menor grado, se dio en el sector privado: en las universidades, fundaciones y empresas privadas venezolanas que hicieron un destacado aporte a este sector, recordemos el mérito y la impronta, por ejemplo, de Ediciones Ekaré (1978), visionaria en el designio de atender la literatura infantil y formar a nuevos lectores.

Nuestro campo editorial ha sido sujeto de cambios, según diversos factores. Entonces, ¿en qué medida el desarrollo de las empresas editoriales en Venezuela evidencia jerarquías, ideologías y estructuras que subyacen bajo las redes culturales del propio Estado? ¿Cuál fue la participación del mismo en la modernización de las empresas editoriales literarias? ¿Cuál fue el destino de estas empresas editoriales, al finalizar el siglo XX? ¿Fueron consumidas por la mundialización de las editoriales o desaparecieron con el quiebre de la democracia? ¿Ha influido en su desgaste la aparición de los soportes multimedias de las nuevas tecnologías digitales?

La democracia venezolana, durante sus cuarenta años (1958-1998), hizo esfuerzos, entre sus altos y bajos, por insertarse dentro del movimiento cultural y editorial hispanoamericano. Logramos tener visibilidad, expansión, autonomía, florecimiento y también vimos venir el ocaso. El sector editorial no escapó a este destino.

3

La publicación de ‘Empresas Editoriales Venezolanas: Apogeo y Ocaso (1958-1998) Notas de Historia Cultural’ exigió realizar algunos ajustes al texto original del Trabajo de Grado: a) Se eliminaron los antecedentes historiográficos, el marco teórico, la descripción de la metodología. b) El libro se divide en dos extensas partes. c) Las partes están divididas en capítulos y subcapítulos buscando una mayor fluidez de la lectura. Las notas se encuentran al final de cada capítulo. d) Se agregaron algunos párrafos y anexos con el propósito de incorporar nueva información recibida después de la presentación y defensa del Trabajo de Grado de Maestría. El listado de editoriales (1892-2024) que se anexa no es definitivo, es solo un punto de partida para ir agregando las que faltan.

Primera parte: «Estado democrático (1958-1998) y las empresas editoriales literarias». La edición en Venezuela es sui géneris, particular, poco precisa. No hay manera de abordar las editoriales públicas ni privadas sin estudiar el contexto en el cual se desarrollaron y realizaron sus proyectos: Capítulo I. «Los antecedentes (1808-1958)». Un mínimo recorrido por la historia de la edición que se inicia con la entrada de la imprenta al país (1808) y las numerosas publicaciones que dan cuenta de la dinámica editorial de ese siglo XIX, en el que debutan los primeros impresores españoles y se da la proliferación de imprentas y tipografías, no solo en Caracas, sino en gran parte de las regiones. Sin embargo, es en el XX cuando se da con mayor efervescencia la práctica editorial propiciada por los aportes literarios y culturales de la tipografía, la Empresa El Cojo y su revista El Cojo Ilustrado (1892-1915), la Editorial Élite de Juan de Guruceaga, las publicaciones del Ministerio de Educación, la Editorial Yocoima y todos aquellos que libraron batalla en contra de las dictaduras de Juan Vicente Gómez y de Pérez Jiménez al difundir libros educativos, de literatura, de arte y textos clandestinos que denunciaban las dictaduras. Sumado a esto, mencionemos a los grupos literarios, y a las iniciativas privadas que surgieron con notable fuerza pública; y no obviemos, el contexto cultural caraqueño que mostraba entusiasmo y gran movilidad por las novedades editoriales. Capítulo II. «Estado empresario y editor. Eclosión editorial (1958-1998)». El Estado democrático que surgió a partir de 1958 instauró, diseñó y creó en los sesenta, setenta y ochenta, bajo la jefatura de sus gobiernos, organismos rectores de la acción cultural (Inciba y Conac) encargados de concertar la modernización del sector en todas sus áreas y disciplinas artísticas, lo que hizo posible una revelación del campo editorial venezolano sin precedentes en la historia del país. Capítulo III. «Editoriales independientes y editoriales alternativas». Fuera del contexto gubernamental, también se dio la eclosión de las empresas editoriales independientes, es decir, las que no dependían directamente del Estado. Pero resulta que, a diferencia de otros países como Argentina y Brasil, la autonomía de las editoriales independientes venezolanas fue relativa, porque en general estas estuvieron subordinadas por las decisiones de las instituciones reguladoras del Sector Libro del Estado. También tuvieron presencia las llamadas editoriales alternativas, que, aunque eran privadas, dependían de los subsidios que el Estado les otorgaba. Esto se inició en la década de los ochenta, pero fue a principios de los noventa ‒durante el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez‒ que se formalizó el otorgamiento de subsidios a estas editoriales tanto en la capital como en las regiones. Al igual que en lo gubernamental, en el campo editorial privado surgió un considerable número de publicaciones que desbordaron nuevamente el sector. Nuestro empeño está centrado solo en las empresas editoriales literarias, por lo tanto quedan fuera de nuestro alcance, aunque se menciona y se da reconocimiento los departamentos, oficinas, direcciones, sellos y fondos de publicaciones de las universidades privadas (UCAB, Unimet, UMA, USM), de los institutos universitarios y de formación, de las empresas jurídicas, comerciales y financieras, de las Academias Nacionales, de las ediciones de las fundaciones privadas y de las ONG, clínicas de salud, compañías de seguros, las franquicias de las editoriales extranjeras, las ediciones artesanales, los emprendimientos editoriales, la auto-publicación o edición digital y la autoedición.

Segunda parte: «La empresa editorial moderna en Venezuela (apogeo y ocaso)». Nos aproximamos a dos empresas de alta literatura: El Capítulo IV está centrado en Monte Ávila Editores, en el período que va desde 1968 hasta 1998. Y en el Capítulo V hemos dedicado unos párrafos a la trayectoria editorial de Ekaré. Ambas editoriales con ubicación permanente en Caracas, formaron parte de la vida cotidiana de la cultura venezolana. Fueron creadas de manera consciente, con objetivos claros desde sus inicios, con propósito y un modelo de trabajo y de negocio que las diferenciaba una de la otra. Se reflexiona sobre sus prácticas, sus dinámicas cotidianas y sus interacciones con los hechos y los acontecimientos que fortalecieron (apogeo) o debilitaron su producción y desarrollo (ocaso) y pusieron en riesgo su estabilidad. Se trata de notas que abren caminos para las próximas investigaciones que se hagan sobre cada caso.

LEA TAMBIÉN | Los mejores libros y cómics para fans de Marvel

4

‘Empresas Editoriales Venezolanas: Apogeo y Ocaso (1958-1998) Notas de Historia Cultural’ está dirigido a los futuros investigadores de la cultura impresa, a los protagonistas de esta historia que intentamos narrar (autores, directores editoriales, coordinadores, correctores, diseñadores), a los académicos, profesores y estudiantes universitarios y al público lector, ansiosos por conocer y comprender las transformaciones que ha experimentado el campo editorial dentro de la cultura del país. Sabemos que nos estamos metiendo en un terreno movedizo, casi inédito dentro de la historiografía venezolana. Para su desarrollo nos apoyamos en la metodología de Pedro Grases y en la propia de la nueva historia cultural y de las historias alternativas. Los historiadores Peter Burke, Roger Chartier y Robert Darnton han intentado esbozar un corpus teórico y metodológico de las historias alternativas y nos ponen al tanto del giro cultural (Cultural Turn).

Celebramos con gratitud el incondicional apoyo de los autores, editores, impresores, diseñadores y testigos de la época, sin sus testimonios y el acceso a sus archivos y documentos era casi imposible obtener tanta información. En este sentido, distinguimos que hay una escasez de información y de registros de la actividad editorial venezolana, ya sea por falta de recursos del sector privado, por un descuido del Estado ante el sector, o por las mismas empresas editoriales, las cuales han extraviado, por diferentes circunstancias, sus documentos legales y archivos.

Los invito a acompañarnos en este recorrido, recordando las palabras de la historiadora norteamericana Natalie Zemon Davis: «Quiero ser una historiadora de la esperanza, porque el revelar lo posible del pasado nos lleva a pensar en lo posible para el presente y el futuro».

Por Carmen Verde Arocha

Ver fuente