0 9 mins 2 semanas

La defensa del expresidente Donald Trump y los fiscales entraron este martes 28 de mayo en la fase de alegatos finales sobre el caso conocido como ‘Stormy Daniels’. El jurado intenta establecer la responsabilidad o inocencia del exmandatario en la presunta falsificación de documentos para ocultar un pago de 150.000 dólares a la actriz porno ‘Stormy Daniels’, durante la campaña presidencial de 2016, a cambio de comprar su silencio por un encuentro sexual que habrían mantenido una década antes y que Trump niega. El exjefe de Estado enfrenta 34 cargos. A su llegada a la Corte en Manhattan, Trump volvió a arremeter contra la Justicia de su país, al afirmar que se trata de un intento por frenar su posible retorno a la Casa Blanca.

Se acerca el fin del primer juicio penal contra un expresidente de Estados Unidos.

Después de seis semanas y más de 20 testigos, los abogados de Donald Trump presentaron sus alegatos finales sobre el caso por el que enfrenta 34 cargos por presunta falsificación de documentos comerciales. Posteriormente, lo harán los fiscales, antes de que el jurado de 12 personas comience las deliberaciones, de cara a un veredicto final que se espera para esta semana.

Al llegar a la Corte, en Manhattan, el líder republicano que aspira a ocupar de nuevo la Casa Blanca, ofreció breves declaraciones a la prensa en las que aseguró que el caso es un intento por frenar su nueva carrera para alcanzar la Presidencia.

“Todo esto es interferencia electoral, es ir tras el oponente político de Joe Biden porque él mismo no puede hacerlo, y le están ayudando, tenemos un juez que tiene grandes conflictos (para el caso) es corrupto”, aseguró Trump, en referencia al magistrado Juan Merchan, a cargo del caso.

“Deberían haber presentado este caso hace siete años, no en medio de mi elección presidencial, donde estoy ganando por mucho a Biden, por mucho. Lo trajeron justo en medio de las elecciones. Esperemos que no les funcione”, agregó.

¿En qué se basa el caso penal contra Trump?

El caso se centra en el presunto pago de 130.00 dólares a la actriz porno Stephanie Clifford, conocida como ‘Stormy Daniels’, durante la campaña presidencial de 2016 –que llevó a Trump al Ejecutivo– para comprar su silencio sobre un encuentro sexual que habrían tenido una década antes, algo que el líder republicano siempre ha negado.

La parte acusadora lo señala de falsificación de documentos comerciales, lo que normalmente sería un delito menor según la ley de Nueva York.

Pero los investigadores de la oficina del fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, elevaron esos cargos a delitos graves al señalar que Trump falsificó esos registros con el objetivo de encubrir el pago a Daniels, lo que, según afirman, equivaldría a una contribución ilegal de campaña y subvertir la ley electoral.

El dinero habría sido entregado por su entonces abogado, Michael Cohen, que testificó en el juicio y quien afirmó que él pagó con sus fondos, que después le fueron regresados por Trump tras ganar las elecciones.

Los fiscales alegan que, como parte del plan, el exmandatario presentó falsamente los reembolsos a Cohen de los 130.000 con cheques mensuales por servicios legales continuos, pagados durante el primer año de su Presidencia.

La defensa sostiene que Cohen pagó a ‘Stormy Daniels’ sin el conocimiento de Trump

En su turno de alegatos finales, el abogado de Trump, Todd Blanche, sostuvo que Cohen pagó los 130.000 dólares a ‘Daniels’ sin el conocimiento del entonces presidente porque quería atribuirse el mérito de proteger a su jefe.

«Tomó la decisión de pagarle esos 130.000 dólares a la señora Daniels. No se lo contó al presidente Trump. Quería hacerlo porque sabía que podría obtener crédito del presidente Trump en algún momento posterior (…) Ya sea que ganaran o perdieran las elecciones, él podría obtener ese crédito», declaró Blanche.

El pasado 14 de mayo, cuando subió al estrado para declarar como testigo estrella del caso, Cohen aseveró que Trump estuvo “íntimamente” involucrado en todos los aspectos de la presunta trama de pagos para silenciar escándalos sobre su vida sexual.

Pero este martes, Blanche reiteró que el jurado no puede confiar en el relato de Cohen sobre sus conversaciones con Trump al acusarlo de mentir sobre varios aspectos del caso durante su testimonio e incluso calificó sus afirmaciones de «absurdas».

Blanche también instó al jurado a mirar más allá de los detalles lascivos de su juicio penal por dinero secreto y centrarse en los documentos centrales del caso, mientras los instaba a declarar inocente a su cliente.

«Este caso se trata de documentos. Es un caso en papel (…) El presidente Trump es inocente. No cometió ningún delito y el fiscal de distrito no cumplió con la carga de la prueba. Punto», indicó Blanche.

Además, el abogado del magnate alegó que los fiscales no han logrado probar su caso porque no han demostrado que Trump haya falsificado documentos para encubrir el pago.

Una vez que la defensa concluya su presentación de argumentos, intervendrán los fiscales, quienes se prevé que resuman los testimonios y las pruebas que han presentado mientras insisten en que Trump, de 77 años, falsificó los registros comerciales para que ‘Daniels’ no hiciera pública su historia en plena campaña.

Después de que el jurado escuche ambas partes, el juez les dará instrucciones y comenzarán las deliberaciones, lo que podría ocurrir este mismo martes o extenderse hasta el miércoles.

¿Qué desenlace podría tener este caso contra Trump?

Los fiscales deben demostrar que Trump es culpable «más allá de toda duda razonable», el nivel de certeza que exige la ley estadounidense.

Es decir, un dictamen debe llegar tras evaluar «la evidencia, conflictos en la evidencia, falta de evidencia, problemas de credibilidad con los testigos, una ausencia de pruebas contundentes contra el acusado, bajo la cual los miembros del jurado pueden llegar a una conclusión segura», explicó a France 24 el abogado penalista en EE. UU., Nelson Rodríguez.

Si es declarado culpable, Trump enfrenta hasta cuatro años de prisión, aunque es poco probable que se le encarcele a alguien que es declarado culpable por primera vez de un delito de ese tipo.

Por otra parte, en caso de que fuera declarado culpable, una condena no impedirá que Trump continúe su campaña e intente arrebatarle la Presidencia a Joe Biden.

Una sentencia tampoco le impedirá asumir el cargo si ganara los comicios. Las encuestas de opinión muestran que los dos líderes políticos están enfrascados en una reñida carrera para ocupar la Oficina Oval.

No obstante, Trump, como ha admitido, ha visto eclipsada su atención y tiempo para mítines y campaña a lo largo del país por atender a las audiencias en Nueva York.

Pero este no es el único proceso en su contra. El polémico líder conservador enfrenta otros tres casos, aunque es probable que ninguno proceda a juicio antes de las elecciones.

Trump encara casos separados en Washington y Georgia, donde lo acusan de intentar ilegalmente revertir su derrota electoral de 2020. Y otro proceso, en Florida, lo señala de retener ilegalmente información clasificada después de que dejó el Ejecutivo en 2021.

El virtual candidato republicano para las elecciones de este año se ha declarado inocente de todas las acusaciones e insiste en que son un esfuerzo de los aliados demócratas de Biden para obstaculizar su posible retorno a la Presidencia. AFP/AP/Reuters

 

Ver fuente