0 4 mins 3 semanas

DAT.- En el desconocido y complejo mundo de los seguros, existen dos términos que a menudo generan confusión: el seguro de decesos y el seguro de vida. Ambos parecen abordar situaciones relacionadas con el fallecimiento, pero sus diferencias pueden influir significativamente en el futuro y en las decisiones financieras y familiares.

Explica Hjalmar Gibelli que el seguro de decesos, como su nombre indica, se centra específicamente en cubrir los gastos funerarios asociados con el fallecimiento de la persona asegurada. Su propósito principal es aliviar la carga económica y logística que conlleva la organización de un funeral y otros trámites asociados al deceso.

Las compañías de seguros que ofrecen este tipo de pólizas generalmente incluyen las coberturas de los servicios funerarios, como el ataúd o la urna, el sepelio, la capilla ardiente, las flores y otros gastos relacionados con el funeral. Estas pólizas, además, suelen ofrecer otros servicios, como el traslado del cuerpo o la gestión de trámites legales. Además, algunas compañías de seguros te dan la posibilidad de contratar servicios adicionales, como cobertura de asistencia en viaje o asistencia psicológica y apoyo al duelo.

LEA TAMBIÉN | Hjalmar Gibelli | Agencias de seguros: ¿Qué son y cómo funcionan?

Una de las ventajas clave del seguro de decesos es que proporciona a tu familia una suma asegurada destinada específicamente a cubrir los gastos asociados con el fallecimiento. Esto evita que tu familia tenga que afrontar estos costes en un momento emocionalmente difícil.

Por su parte el seguro de vida, a diferencia del seguro de decesos, tiene una perspectiva menos inmediata y se centra en proporcionar una protección financiera a largo plazo para los beneficiarios que se hayan escogido al contratar el seguro.

En lugar de estar diseñado exclusivamente para cubrir los gastos necesarios relacionados con el fallecimiento, el seguro de vida tiene la intención de ofrecer apoyo financiero después. Aunque esta suma de dinero se puede utilizar para lo que quieras, ya sea pagar deudas, ahorrar o cubrir gastos diarios, no es una ayuda inmediata, ya que puede tardar semanas o incluso meses en llegar.

Es esencial comprender que el seguro de vida no está vinculado directamente a los gastos funerarios y no se puede usar ese dinero para cubrir estos gastos porque se trata de una ayuda financiera a largo plazo.

La elección correcta

Al considerar el contrato de un seguro de decesos o de vida, la elección de la compañía de seguros adecuada es un paso decisivo. Hay muchas compañías que ofrecen estos servicios, y es importante investigar y comparar sus ofertas antes de tomar una decisión.

Las compañías de seguros se diferencian en los términos de cobertura, precios, exclusiones y beneficios adicionales. Algunas pueden tener requisitos más estrictos para la aprobación de la póliza, mientras que otras pueden ofrecer opciones de personalización más flexibles.

Además, es muy importante leer detenidamente los términos y condiciones de cualquier póliza antes de comprometerse. Esto garantiza una comprensión clara de lo que está cubierto y qué condiciones pueden afectar a la validez de la póliza.

(Con información de Hjalmar Gibelli)

Ver fuente