0 3 mins 1 semana

El chavismo tiene un techo muy pegado al piso, lo que significa que solamente cuenta con una base dura de 2-3 millones de votos, de cara a las elecciones presidenciales del 28 de julio, aseveró el politólogo Ricardo Ríos Calderón, director de Poder y Estrategia.

“Habrá un voto emocional, las estructuras de los partidos no van a definir las elecciones del 28-J”

La afirmación la hizo en el programa Vladimir a la Carta, conducido por el periodista Vladimir Villegas, a través de sus medios sociales, ocasión en la que explicó que, en la medida en que se acerca la fecha de los comicios presidenciales, aumenta la intención de participación de los venezolanos.

Al respecto, explicó que 65% de los venezolanos dice que definitivamente votará el 28 de julio y 15% dice que probablemente lo hará, por lo que la banda de participación está entre 65 % y 80 %.

En este sentido, comentó que un alto nivel de participación complica la situación para el chavismo, que actualmente tiene una maquinaria afectada, lo cual se evidenció en la anterior consulta sobre el Esequibo.

Agregó que, antes de que la Plataforma Unitaria definiera a su candidato, la gente tenía más dudas sobre ir a votar, sin embargo, una vez se superó este paso, la intención de participación se ha incrementado, lo cual probablemente beneficie al aspirante opositor, Edmundo González Urrutia.

El politólogo añadió que, así como el Puntofijismo tuvo su auge y decadencia, está pasando con el chavismo, lo que es el resultado de una pérdida de valores y de popularidad.

“El chavismo como proyecto político ya tuvo su auge y decadencia. Ahora el país tiene que ir a una propuesta más allá de este modelo político”, comentó.

También expuso que las estructuras de los partidos no serán las que definan el resultado electoral del 28 de julio, sino que dependerá de las circunstancias que se estén dando y, sobre todo, del aspecto emocional que prive en cada uno de los electores.

Ver fuente